3 recursos de storytelling para crear una historia potente

Storytelling para crear una historia potente

El storytelling es el arte de narrar una historia.

Y como buen narrador necesitas ciertas técnicas para no aburrir y que tus historias se conviertan en el centro de atención de tus lectores.

Siempre me han hecho gracia los cuentacuentos, esos seres que vagan por las escuelas o por las librerías narrando cuentos a los niños.

Parece fácil, pero captar la atención de un niño pequeño no es tan sencillo.

La historia no solo tiene que ser interesante, sino que hay que acompañarla de expresiones de la cara, como subir las cejas, y variar el tono de la voz.

Pues escribir una historia en papel o vía online es similar.

Tiene que ser interesante, tiene que tener distintos matices y como no se puede acompañar por las expresiones de la cara, hay que sustituirla por la imaginación.

La imaginación es muy poderosa y si sabes cómo estimularla en la mente de tus lectores conseguirás engancharles a la pantalla del ordenador como si estuviera impregnada de super glue.

Y para ello necesitas conocer tres recursos de storytelling para crear una historia potente. ¿Quieres saber cuáles son?

Hay que tener en cuenta los detalles en storytellling

Un recurso que es vital cuando escribes una historia, son los detalles.

En una historia se valora mucho ser concreto y no abstracto. Por ejemplo, en una novela si el protagonista está llorando porque está triste, ¿qué es mejor decir? que fulanito está triste o que una lágrima recorría la mejilla de fulanito.

El detalle de la lágrima ya da pistas sobre las emociones del protagonista.

Y además se consigue mostrar a través de ese hecho que está triste, en vez de describirlo.

Aunque sobre crear una visión en la cabeza de tu lector lo veremos en el siguiente punto.

Para tu negocio necesitas concretar en los detalles de tu historia o en los beneficios de tu producto.

Por ejemplo, para describir un producto, como puede ser un gel de baño, no es lo mismo escribir:

Este gel es un producto hecho con materiales ecológicos como el coco y el jengibre, respetan el medioambiente y nuestra piel.

A este gel es un producto que contiene una base de coco para hidratar y jengibre para tonificar la piel. Cada ingrediente es natural.

 Con unos pocos detalles como que el coco sirve para hidratar y que el jengibre sirve para tonificar el lector puede hacerse una idea de lo que puede beneficiarse si se compra ese gel.

Cuando le cuentas un acontecimiento de tu día a un amigo o familiar seguro que pones énfasis en los detalles.

Porque esos detalles son los que marcan si una historia es graciosa, triste o indignante.

Si solo contaras vaguedades o una situación ambigua la emoción de la historia sería nula.

Por eso cuando un cuentacuentos narra una historia, por ejemplo, de piratas, no dice que es un pirata malo a los niños.

Porque ellos se aburrirían y se pondrían a hacer otra cosa.

Pero si les cuenta que un pirata de barba negra con un garfio en su mano derecha amenaza al protagonista con tirarle al mar repleto de tiburones, la cosa cambia.

Los detalles enriquecen una historia y ayudan a crear una visión en la mente de tus lectores.

Crea una visión en la cabeza de tus lectores

El mantra “muestra pero no describas” es muy útil pero a veces cuesta llevarlo a cabo.

Y es útil porque consigue que el lector sienta e imagine lo que tú quieras.

En el caso de un negocio online puedes crear una visión de tu producto en la mente de un cliente potencial.

Qué va a sentir cuando tenga el producto en sus manos.

Por eso siempre antes de ponerte a escribir lo que puedes hacer es imaginar primero lo que quieres describir.

Por ejemplo, si lo que quieres es escribir sobre la historia de tu empresa, primero recuerda el hecho concreto que quieres relatar.

En el caso de un negocio de ropa artesanal, María, personaje ficticio, quiere escribir como empezó su proyecto. Ella recuerda el momento que cogió por primera vez una aguja y un hilo de coser.

Estaba sentada en el sillón de la casa de su abuela, Paula. Ella estaba cosiendo el bajo de uno de sus vestidos.

En el salón solo se oía el crepitar de la máquina de coser y la melodía suave de Rocket Man de Elton John.

Cuando María se acercó a su abuela para ver como cosía le llegó el olor a vainilla de su perfume. Al lado de la máquina de coser había una aguja y varios rollos.

Con curiosidad María cogió la aguja y enhebró un trozo de hilo.

Encima del sillón había una camisa de su abuelo y un botón en la mesa del centro.

Cuando se dio cuenta que con una aguja y un hilo podía reparar una camisa y que, como su abuela Paula, ella misma podía hacerse cualquier vestido, María supo que había encontrado su pasión.

Es solo un ejemplo, pero si cada vez que escribes un texto intentas imaginar una escena en tu cabeza con los cinco sentidos, olfato, tacto, vista, gusto y oído, te será mucho más fácil crear esa visión en la mente de tu lector.

En el ejemplo de María he utilizado el sentido del oído y del olfato.

No hace falta usar los cinco sentidos, con uno o dos es suficiente, pero si puedes cuantos más utilices mejor.

Si te das cuenta los sentidos son detalles que enriquecen el texto, porque aunque el perfume de vainilla de la abuela de María no es relevante, consigue que te imagines la situación en tu cabeza.

Como ejercicio práctico puedes empezar por describir lo que tienes a tu alrededor, recuerda utilizar los cinco sentidos.

Si lo quieres compartir puedes escribir el texto en los comentarios.

2 tips estilísticos para un stoytelling potente

Hemos visto que los detalles enriquecen un texto y que para escribir una historia potente necesitas crear una visión en la cabeza de tus lectores.

Ahora bien, si además utilizas estos dos tips estilísticos tú historia enganchará más que un estreno de Netflix.

El primer tip estilístico es utilizar la onomatopeya.

Hay que usar este recurso de vez en cuando pero sin pasarse.

Por ejemplo, si quieres transmitir prisa puedes escribir Tic-tac tic-tac, o en vez de decir pinchar puedes utilizar click.

Como ves son palabras que llaman la atención y genera acción.

Y el segundo recurso estilístico es la aliteración.

Si lo que quieres es transmitir ligereza puedes usar palabras que contengan la consonante “l”. Hay un ejemplo muy útil para que se entienda:

Con el ala aleve del leve, abanico” de Rubén Darío.

Este recurso lo puedes utilizar para transmitir lo que quieras y para que se recuerde mejor tú marca. Por ejemplo la cerveza corona se publicitó con este eslogan: “Corona extra, verla…para quererla”.

Jugar con las palabras y con los párrafos es muy divertido, y aportará a tu texto profundidad.

Con estos recursos de storytelling conseguirás escribir una historia potente y atraer a tus lectores.

Ahora solo falta que pienses qué historia quieres escribir y ponerte manos a la obra.

...
.
Estoy de acuerdo a que mi información personal se transfiera a MailChimp ( more information )
Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Mailchimp, proveedor de email marketing, que también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley. Si en algún momento no quieres seguir recibiendo los emails puedes darte baja y problema resuelto.