Cómo escribir un cliffhanger que enganche a tus lectores hasta el final

Cliffhanger que enganche

Estar al borde del precipicio.

No, no estoy loca, esa es la traducción de un cliffhanger. Parece algo siniestro pero si lo piensas bien tiene mucho sentido.

Cuando vemos una serie los finales de cada capítulo suelen ser algo parecido a estar al borde de un precipicio. Nos dejan con el corazón en un puño y la nariz pegada a la pantalla por la tensión.

Entonces llega el fundido en negro con las letras del casting y se acaba el capitulo.

El grito de protesta suele venir después.

Y si no acordaros de cada final de Juego de Tronos. Más de uno se ha tirado por el precipicio después de ver el fundido en negro.

Y así es como los productores y los guionistas juegan con nuestras emociones.

Utilizan un cliffhanger para engancharnos y para que tengamos ganas de ver el siguiente capítulo con ansia.

Si estás leyendo este artículo es porque te interesa ser igual de desalmado que esos productores y quieres tener enganchados a tus lectores como si tu página web o tus artículos fueran heroína.

No te culpo, yo también.

Cuanto más tarde tu lector en despegar su nariz de la pantalla del ordenador más posibilidades tienes de vender.

Ahora bien, antes de entrar en materia y desvelar el truco para atrapar a tus lectores vamos a ver qué es el cliffhanger y cómo surgió esta técnica narrativa.

¿Qué es un cliffhanger que enganche?

Cuando Steven apareció en mitad de la noche, silencioso como un muerto, me empecé a reír de forma descontrolada.

La sombra nocturna no me dio tiempo ni a reaccionar, con rapidez me agarró de la chaqueta y me levantó del suelo. Al borde del precipicio.

-¿Quién es tu amo?

A mi lado había un cuerpo de mujer desangrándose.

Fin.

Se hizo famoso en la televisión norteamericana de los años setenta que en la serie de Batman, al final de cada capítulo, algún personaje acabara colgado de un precipicio, al igual que el final de la historieta que acabas de leer.

Esas escenas se volvieron un tópico a raíz de esa serie.

Pero el término cliffhanger apareció por primera vez en el diccionario de Oxford en 1937 debido a la novela serializada “A pair of Blue Eyes”, del año 1873. Esta novela se publicaba en los periódicos en forma de capítulos mensuales, y un día el escritor Thomas Hardy decidió dejar a su protagonista colgado literalmente de un acantilado al final de uno de esos capítulos.

Este recurso llamó tanto la atención que empezaron a utilizarlo más autores, y así hasta que llegó a la televisión.

Así que la definición de este recurso sería el de mantener el suspense, y acabar el final de un episodio de forma dramática que deje al espectador ansioso y emocionado sobre lo que sucederá después.

Para resumir, es dejar una pregunta sin respuesta.

Los guionistas y los escritores utilizan mucho este recurso literario, se podría decir que es una de sus herramientas imprescindibles.

Ellos saben muy bien cómo revelar información de tal manera que te mantenga en tensión, y qué datos guardarse en la recámara para más adelante.

Gracias al manejo de la información, una serie de televisión norteamericana se hizo famosa por el final de un capítulo de temporada.

 En Dallas los guionistas jugaron con las emociones de sus espectadores y dejaron en el aire en la escena final la pregunta, ¿quién disparó a JR?

Los espectadores tuvieron que esperar todo el verano para averiguar si el personaje principal, el más malvado pero carismático de la serie, murió por el disparo o si seguía vivo.

Pero no solo los guionistas saben utilizar esta técnica, los redactores publicitarios también dominan de maravilla este recurso para mantener a su audiencia leyendo o mirando la pantalla de la televisión.

Si sigues leyendo, te explicaré cómo esparcir cliffhangers que enganchen en tus artículos o en los textos de tu web como un experto.

¿Cómo funciona el cliffhanger?

Ahora que ya sabes qué es un cliffhanger que enganche, toca entender cómo funciona esta técnica para poder dominarla.

A lo largo del artículo he utilizado varios cliffhangers.

El más evidente es el de la pequeña escena escrita, cuando Steven levanta al borde de un precipicio a una persona. En esta historia se abren muchas preguntas, ¿quién es la persona que tiene Steven agarrada? ?¿Steven le tirará por el precipicio?¿Y por qué ha matado a una mujer?¿Quién es esa mujer?

Empezar una historia de esta manera produce al lector muchos interrogantes que le hará leer hasta el final para conocer todas las respuestas.

Porque, sí, esta técnica no siempre tiene que ir al final.

La historieta es un cliffhanger muy evidente, pero seguro que no te has dado cuenta de los otros dos que he utilizado.

Uno de ellos ha sido al principio del artículo con este párrafo:

Ahora bien, antes de entrar en materia y desvelar el truco para atrapar a tus lectores vamos a ver qué es un cliffhanger y cómo surgió esta técnica narrativa”.

Con esta frase he creado expectación sobre lo que va a suceder más adelante y ha dejado en tu mente esta pregunta: ¿Cuándo me va a desvelar el truco?

Y el otro cliffhanger que engancha ha sido en este otro párrafo:

Si sigues leyendo, te explicaré cómo esparcir cliffhangers en tus artículos o en los textos de tu web como un experto”.

Por otro lado, este cliffhanger ha dejado otra pregunta en tu mente sin respuesta

¿Cómo puedo mantener a mis lectores pegados a mis artículos y a los textos de mi página web?

Si te has dado cuenta con estos párrafos he logrado que sigas leyendo para averiguar esas preguntas que han quedado sin respuesta en tu mente.

He jugado con tu curiosidad.

Para provocar esta emoción hay que interrumpir la acción y dejar que se complete más adelante.

Vale, sí, pero cómo puedo escribir un cliffhanger que enganche para mi página de venta o un artículo 

Si lo que quieres es escribir un artículo con esta técnica, primero insinúa una pregunta sin respuesta desde el titular hasta el final.

Anticipa cierta información en la entradilla, pero luego no respondas a la pregunta hasta el final del artículo, de esta manera conseguirás que tus lectores lean el artículo por completo para averiguar la respuesta.

Si por otro lado lo que quieres es escribir una página de ventas deja claro en el titular lo que estás ofreciendo pero no lo especifiques al 100%.

Deja que al lector tenga en su mente una pregunta sin respuesta, que en este caso sería la solución a sus problemas, hasta la mitad o el final.

Cada información tiene que dejarles con ganas de más.

En el caso del correo semanal o diario dentro de tu campaña de email marketing, puedes avanzar contenido interesante que leerán en el próximo email en la posdata. Por ejemplo:

En el próximo email desvelaré una técnica clave para que tus lectores lean hasta el final un artículo o un texto de tu web.

Te podría dejar ejemplos genéricos para que los copies y pegues en tus artículos o en tus emails, pero no lo voy a hacer.

Si quieres aprender a utilizar los cliffhangers en tus textos presta atención y observa cómo lo hacen los escritores, publicistas y copywriters.

Practica mucho, pruébalos en tus textos y vuelta a empezar.

Así que no lo dudes, utiliza los cliffhangers para atraer y enganchar a tus lectores.

Si quieres saber más técnicas como esta, mando casi todos los días un email a mis suscriptores con consejos y trucos muy útiles para mejorar cualquier texto que escribas.

...
.
Estoy de acuerdo a que mi información personal se transfiera a MailChimp ( more information )
Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Mailchimp, proveedor de email marketing, que también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley. Si en algún momento no quieres seguir recibiendo los emails puedes darte baja y problema resuelto.